Síguenos
Agricultura TV Área Comercial Déjanos tu opinión

Opinión

Columna de Fabio Ríos: Rapsodia tenística

678 Visitas | 14 diciembre 2018

Sin ánimo de ser autorreferente, no es secreto que los triunfos de Nico Jarry, Christian Garin y el resto de los tenistas chilenos me tenían igual de “chocho” que Jaime Fillol, Alan Jarry o Claudia Medone. Después de varios años en que uno parecía estar hablando solo por las redes sociales, el hecho de que la gente nuevamente opinara sobre tenis me provocó cierto placer.

En tanto, hace un mes y medio, el ‘biopic’ “Bohemian Rhapsody” se estrenaba en Chile. Al igual que con el tenis nacional, también me sentía feliz de que la gente descubriera o se reencantara con Queen, una de las mejores bandas de la historia del rock. Mejor aún, los chicos que fueron liderados por Freddie Mercury consiguieron la proeza de superar al “siniestro” reggeaton como lo más escuchado en Spotify.

Por supuesto, Queen y el tenis (chileno) son de mis principales gustos en la vida, y obviamente ambos tuvieron un gran 2018.

Es por eso que en mi segunda y última columna del año decidí dedicarle una canción de Queen a cada uno de los protagonistas más importantes que dejó el tenis chileno en un 2018 que nos volvió a meter en las “grandes ligas”.

“Staying Power”/”Cool Cat” – Nicolás Jarry

Dos canciones de “Hot Space” -considerado como el peor álbum de Queen- para el mejor tenista (y quizá deportista) chileno de 2018.

A muchos no les gusta su estilo de juego, pero pienso que esa forma de jugar le va a permitir a Nicolás mantenerse entre o cerca de los mejores del mundo durante muchos años si se mantiene sano. Por eso, siento que Jarry tiene “Staying Power”.

¿Tendrá derrotas contra tenistas inferiores que son frontones como Mackenzie McDonald o Damir Dzumhur? Seguro. ¿Le ganará a otros Top 10 en los próximos años? Le pongo mi firma.

Hay que aprender a convivir con que el tenis de Jarry es uno que depende mucho de las fortalezas y debilidades de su rival de turno.

Lo otro que me permite pensar que Nico tiene “Staying Power” es que es un “Cool Cat”. Hablo de un tipo relajado que no se pone muy mal por perder y no se nubla si gana un partidazo.

Todo eso queda reflejado en la gran mentalidad que demuestra durante la mayoría de sus encuentros y también a la hora de encarar la vida viajera del tenista.

El hecho de que Nico pueda dar un nuevo salto dependerá en gran parte de potenciales mejorías en su saque y también de saber leer los partidos en los momentos claves. En ocasiones, si el rival anda errático, es bueno jugar un doble break point a favor de forma más conservadora. Pero eso es un aspecto que irá mejorando paulatinamente con mayor experiencia.

“Now I’m Here” – Christian Garin

“Aquí estoy yo”. Eso fue lo que nos dijo Garin este año.

Es fácil decir que hay que “esperar” a alguien cuando se comenta sobre tenis dos o tres veces al año. Pero cuando uno habla semanalmente sobre este deporte, era imposible no criticar lo que estaba haciendo Christian. De hecho, Martín Rodríguez, Horacio de la Peña y hasta Horacio Matta le propinaron algunos “palos” públicos a “Gago”.

En general, cuando te critican es porque el resto espera mucho más de uno. Que no te digan nada malo a veces es peor, ya que puede significar que no existen muchas expectativas sobre tu potencial o “techo”. De hecho, siento que en el caso de Bastián Malla sucedió lo segundo durante los últimos años.

Por supuesto que Garin se tomó a pecho las críticas; es un chico con mucho talento y también con mucho orgullo. El siempre supo que era material de Top 100, Top 50 o mejor. Pero eso de viajar semana tras semana y estar lejos de su familia/amigos era algo que aún no podía equilibrar. “Leaving Home Ain’t Easy”, diría Brian May.

En 2018, Garin no solo se convirtió en Top 100. También se convirtió en un tenista de verdad. Uno que viaja sin problemas, convive con la incomodidad, aprende, mejora y se compromete.

Ganar esos tres challengers a final de año fue un aviso para todos. Sin duda, Garin ya está aquí.

“Killer Queen” – Fernanda Brito

Muchos la criticamos por “aprovecharse” de tenistas de nivel inferior para sumar y sumar victorias. Ya con el Top 10 asegurado en el nuevo ranking ITF 2019, Brito podía haber aspirado a desafíos mayores a contar de agosto o septiembre.

Finalmente ella optó por seguir aprovechando los eventos de 15 mil dólares, con apenas un par de excepciones. A pesar de que quizá no era lo más “entretenido” para los que seguimos el tenis semanalmente, Fernanda se mantuvo firme en su plan.

Fue así como la ahora número uno de Chile se convirtió en la verdadera “Killer Queen” del circuito femenino. Nos guste o no, ganar ocho torneos consecutivos es algo admirable en el nivel que sea, en especial si consideramos que en dobles también dominó.

Por supuesto, 2019 será la temporada que nos responderá todas nuestras preguntas sobre Brito. ¿Fue 2018 el año de la explosión de una jugadora dominante o simplemente se trató de una racha magnificada por su calendario liviano?

Veremos…

“It’s A Hard Life” – Daniela Seguel

Es conocido lo que ha debido enfrentar Daniela durante su carrera, pero poco se habló de lo que vivió en 2018: lesiones (fascitis plantar, tobillo), retiro inesperado en el primer punto de un partido, encuentros donde dejó escapar victorias que parecían seguras y muchos malos ratos “aperrando” sola en Europa.

Me quedo con lo que hizo en el WTA de Bogotá, lamentablemente su único resultado destacado después de ganar en su debut en la qualy del Australian Open. Daniela ya ha salido airosa de situaciones mucho peores, algo que me lleva a pensar que 2019 puede ser un nuevo “Breakthru” para ella.

“Don’t Stop Me Now” – Bastián Malla

Bastián pasó por años muy difíciles, sin poder encontrar un orden de trabajo tanto dentro como fuera de una cancha de tenis. De hecho, si esto lo hubiese escrito en 2015, la canción que se me venía a la mente sería “I’m In Love With My Car”. Los que lo vieron jugar los Futuros en esa época entenderán…

Después de haber sido asesorado hasta por un matemático, Bastián encaró el segundo semestre de 2018 con una madurez que nunca se le había visto. Tenísticamente siempre ha sido un jugador con muchas cualidades, excepto si hablamos de su siempre cuestionable saque.

El zurdo nacido en Antofagasta terminó el año dedicándole a sus rivales la canción “Another One Bites The Dust”. Malla ganó el 80 por ciento de sus partidos en los últimos dos meses, y lo hizo exhibiendo un talento que ayudó a impulsar el destape del “Mallismo” en redes sociales.

Lamentablemente, de forma similar a Garin y Alejandro Tabilo, para Malla el año se acabó en su mejor momento. Faltó temporada para sumar más resultados espectaculares mientras se encontraba “en la zona”.

“I Want To Break Free” – Gonzalo Lama

La muñeca. La espalda. El tobillo. La rodilla. Enfermedades. Inseguridades. Los últimos dos años no han sido fáciles para Gonzalo.

Lama necesita liberarse de todos esos fantasmas, y aún está a tiempo con 25 años. Su tenis tiene grandes virtudes y deficiencias claras, pero la esperanza es que Guillermo Gómez lo ayude a potenciar los aspectos positivos. Después de todo, un tipo que ganó dos challengers y fue Top 160 tiene mucho más por dar.

Siento que Gonzalo todavía puede cumplir el sueño de poder jugar un Grand Slam (Roland Garros, probablemente) y acercarse al Top 100. Pero, como dice Queen, necesita “liberarse”.

“Spread Your Wings” – Tomás Barrios

Otro que tuvo el mejor año de su corta carrera fue Marcelo Tomás Barrios Vera. El chillanejo dio el salto a los challengers durante el segundo semestre, sitial que debería retener sin problemas en 2019.

Ahora, siento que al tenis de MTBV (como lo llamamos en Twitter) le falta encontrar algo de lo que se pueda afirmar en todos los partidos. Por ahora, es un jugador que genera dinámicas caóticas en los encuentros que disputa. Drop shots en cantidades industriales (en general ejecutados a la perfección), tiros potentes acompañados de golpes más especuladores y un saque que aún requiere mejoría. Su devolución es excelente, lo que también contribuye a que algunos de sus partidos tengan vaivenes bastante marcados.

Una vez su saque sea más confiable, siento que el tenis de Barrios finalmente podrá potenciar dicha identidad. De hecho, con un buen servicio, ese “caos positivo” en el resto de su juego lo puede llevar a niveles inesperados de éxito. Pienso que a MTBV hay que dejarlo “volar” y “crear” dentro de la cancha. Un jugador que no le da ritmo al rival siempre es peligroso.

Ahora se viene un 2019 que promete mucho para el tenis chileno, independiente de los “Scandal” que hemos tenido con la Federación. Es más, uno podría soñar con dedicarle un “We Are The Champions” a nuestro tenis en unos 12 meses más.

Ahora solo queda “Play The Game” sin volverse “Ga Gá”.

Noticias recomendadas VER +
Comentarios